Entrevista a Mark Bahamonde, profesor de guitarra de Diaula

Por Susana Lladó
 
Entrevista a Marc Bahamonde, profesor de guitarra de Diaula

«La música se ha de tocar. Se aprende tocando».

 

Mark Bahamonde es profesor de guitarra en nuestra escuela de música desde hace 5 años. Este músico ―está a punto de publicar nuevo trabajo discográfico con su banda Knock Out, tiene otras dos bandas, Otilia y The Lucies, y se dedica a componer y producir canciones para otros músicos―  se formó en guitarra clásica, guitarra acústica y guitarra eléctrica, además de estudiar también piano, clarinete, batería, oukelele, flauta travesera y saxofón. Sin embargo, para él la formación musical abarca e implica mucho más que los estudios académicos de un instrumento. Hablamos con él sobre el aprendizaje de guitarra, la metodología de sus clases, cómo entiende la música y sus referentes.

¿Hay un tipo de guitarra con el que recomiendes empezar a estudiar este instrumento?

Es bastante indistinto. La española, en contra de lo que algunas personas puedan pensar, no es más fácil de aprender que la eléctrica o la acústica. De hecho, el funcionamiento de las tres es muy similar, por lo que una vez se alcanza cierto nivel con una se pueden dominar las otras dos, aunque haya que aprender ciertos conocimientos específicos sobre cada una de ellas.

¿A qué edad se puede empezar a estudiar guitarra?

Para obtener resultados, y a diferencia de los otros instrumentos que pueden empezar a estudiarse antes, la guitarra exige que las capacidades psicomotrices ya estén desarrolladas. Algunos niños terminan esta fase a los 7 años, otros a los 9. Depende de la evolución de cada niño.

Desde el punto de vista pedagógico, ¿cómo crees que debe enseñarse este instrumento?

En las clases de guitarra, yo le doy mucha importancia a la parte práctica: a tocar y tocar el instrumento, aunque sean piezas muy sencillas, incluso antes de empezar a aprender música (lenguaje musical o solfeo). Es el método con el que yo mismo me formé: estudié en el Aula de Música Moderna, la cual depende del Liceu, que a su vez sigue la metodología de la Universidad de Berkeley. Obligar al niño a tocar una y otra vez escalas no tiene ningún sentido y, además, se aburrirá y acabará desmotivándose. La música se ha de tocar. Se aprende tocando.

¿Cómo se consigue, como profesor, combinar la disciplina que requiere el aprendizaje de un instrumento con la vertiente lúdica?

Haciendo que el niño disfrute del proceso de aprendizaje. En inglés se utiliza la palabra “play” para decir “tocar”, una palabra que también tiene la acepción de “jugar”. De esto se trata.

En Diaula se imparten clases de 18 instrumentos, ¿por qué tus alumnos han escogido guitarra?

En la escuela hacemos lo que denominamos “Rodar instrumentos”: en el nivel de sensibilización, cuando los alumnos todavía no han escogido un instrumento y están desarrollando su educación sensorial, cada profesor les enseña el instrumento que imparte. De esta manera, los niños tienen la oportunidad de oír cómo suena, familiarizarse con él y empezar a tener elementos de juicio para tomar posteriormente una decisión. No obstante, es bastante frecuente y normal que al cabo de dos años de estudio decidan cambiar de instrumento. De hecho, a partir de cierta edad, nosotros mismos, como profesores, les recomendamos que inicien el aprendizaje de un segundo instrumento; segundo instrumento que a menudo acaba convirtiéndose para ellos en el primero porque ya tienen el criterio y sus gustos más formados.

¿Cuáles son las ventajas de la guitarra respecto a otros instrumentos?

La guitarra es una campeona. Para mí es el instrumento más versátil, seguido del piano. Te permite tocar cualquier tipo de música. Además, con la guitarra tanto puedes acompañar a otros músicos como tocar como solista.

¿Se puede empezar a estudiar guitarra siendo ya adulto?

Sí, por supuesto. Yo imparto clases de guitarra a alumnos de todas las edades. Lo más importante para aprender son las ganas. Y los adultos vienen con una gran motivación porque el aprendizaje les sirve para desconectar de la rutina, disminuir el estrés y divertirse.

Los alumnos de Diaula aprenden a tocar con otros compañeros a partir de los 7 años y a tocar diferentes estilos, ¿cómo les beneficia esto?

La música es mucho más divertida y enriquecedora cuando la compartes: se te abren los oídos a lo que hacen los otros y aprendes de ellos. Adquieres muchos conocimientos casi sin darte cuenta.

Entrevista a Marc Bahamonde, profesor de guitarra de Diaula

«Cuando toques, sirve a la canción, a la música. Es fundamental que el músico sea respetuoso con la música».

Dos veces al año, la escuela organiza audiciones. ¿Cómo crees que las viven los alumnos? ¿Por qué es positivo para ellos?

Los alumnos lo viven de una forma muy bonita. Las audiciones no solo son la oportunidad de mostrarles a sus padres lo que han aprendido: comparten lo aprendido con todos los demás. Los que no están actuando escuchan lo que han preparado los otros. Se sienten especiales cuando salen a actuar, pero una vez han terminado su actuación, vuelven a ser un grupo, y esto es muy positivo para su formación. Es muy interesante comprobar que ahora ya no están tan nerviosos como antes durante las audiciones porque, sin ser muy conscientes de ello,  han aprendido la parte lúdica, y esto les hace tocar mejor.

¿Qué hay que tener en cuenta cuando se empieza a estudiar guitarra?

Yo trato de inculcarles un lema: “Cuando toques, sirve a la canción, a la música”. Es fundamental que el músico sea respetuoso con la música.

Como profesor de guitarra, ¿qué intentas transmitirles a tus alumnos?

Los valores que son indisociables de la música y del arte en general: sobre todo, tener una mente abierta y ser respetuosos con los otros músicos y con la música. Aprender los valores relacionados con el arte no solo te hace mejor músico, también te hace mejor persona. Por poner un ejemplo, no puedes ser racista si te gusta la música. También es importante el respeto hacia uno mismo: aceptarse para poder comunicar a través de la música lo que uno es, ya que, al fin y al cabo, es lo que les va a llegar a los que te escuchan. Yo doy las clases de guitarra teniendo muy presentes estos valores, y ellos los van aprendiendo de una manera natural porque los respiran.

En general, ¿qué les cuesta más a los alumnos?

Cuando se empieza a estudiar guitarra, uno se encuentra con un muro gigantesco, más alto que cualquier muro con el que uno pueda toparse al aprender otros instrumentos: hay que aprender a colocar los dedos de una manera que no se ha aprendido antes, ya que no hay nada en nuestra vida cotidiana que requiera esa posición. Lo positivo es que, una vez se supera esta fase, el aprendizaje es más fácil que el de cualquier otro instrumento. Cuanto más tiempo dedican los alumnos a tocar acordes, más rápido se supera esta fase.

¿Hay que dedicarle mucho tiempo?

No, yo siempre les digo que aprovechen momentos como cuando están viendo la tele para hacer esta gimnasia.

Tienes alumnos que empezaron las clases de guitarra cuando eran muy pequeños y que, por tanto, llevan años tocando. ¿Cómo vives su evolución?

Con mucha ilusión y ganas de ver hasta dónde pueden llegar. Es muy gratificante ver su evolución.

Tú tocas otros instrumentos, pero te has centrado en la guitarra, ¿por qué este instrumento?

Por su versatilidad, sin duda.

En Diaula preparáis a los alumnos del Programa Artístico para las pruebas de acceso al Grado Superior de los Conservatorios. ¿Cómo entiendes tú esta preparación?

Como profesores, sabemos lo que piden en los conservatorios y cómo hay que prepararlos para que superen las pruebas, lo cual incluye enseñarles una manera determinada de entender la música para poder transmitirla como profesionales que quieren llegar a ser.

Entrevista a Marc Bahamonde, profesor de guitarra de la escuela de música Diaula

«Aprender los valores relacionados con el arte no solo te hace mejor músico, también te hace mejor persona».

Qué 3 rasgos debería tener una persona que quiera dedicarse a la música

Paciencia, amplitud de miras y un poquito de ambición en el mejor sentido de la palabra: afán de superación, de ser cada día mejor músico.

¿Cuáles son tus referentes?  y por qué

Frank Zappa, porque ha sido mi mejor maestro y sigo aprendiendo de su música; Bob Dylan, por su lirismo, y Eric Clapton, por su feeling, porque es un claro ejemplo de cómo una misma nota suena completamente distinta dependiendo de quién la toca. Esto es algo en lo que hago mucho hincapié en mis clases.

¿Cómo se lo explicas a tus alumnos?

Les explico que no se trata de ser mejor que nadie (nunca serán mejor que nadie), sino de que a los otros les llegue lo que hacen. La gente va a escuchar a un músico por cómo es ese músico, por lo que logra transmitir gracias a lo que le hace único.

Cuando piensas en la guitarra, ¿qué te sugiere? Dame una imagen

Paz. Paz mental y emocional. La guitarra es mi casa. La guitarra es estar bien contigo mismo y con los que te escuchan.

La guitarra puede tocarse de una manera básica (unos acordes para acompañar o acompañarse) y también puede ser muy compleja. Hay quien piensa que es un instrumento fácil de aprender, que puede aprenderse incluso por internet. Háblame de esto.

Bueno, todo lo que sea difundir la música me parece bien, pero nada puede sustituir el aprendizaje presencial con un profesor. Además, la persona que te enseña música se convierte en mucho más que en un profesor: suele ser también tu maestro, que es una palabra con un significado mucho más amplio y rico. Por otro lado, cuando a veces viene algún alumno que ha empezado a aprender guitarra, por ejemplo, siguiendo clases en YouTube, pues llega con vicios adquiridos, con malos hábitos que cuesta mucho trabajo “deshacer”.

¿Qué aprendes de tus alumnos?

¡Aprendo mucho de mis alumnos! Cuando trabajas con niños, lo que más llama la atención es su sinceridad. Se establece una relación muy honesta con ellos. También me aporta muchísimo el hecho de tratar con seres humanos con diferentes sensibilidades que tienen visiones diferentes sobre la música y de los que, por lo tanto, aprendes, aunque tú seas el profesor.

 

Si estás pensando en apuntarte a clases de guitarra, ponte en contacto con nuestra escuela y te informaremos sobre todas las posibilidades de horarios.

Añadir un comentario

*Por favor, rellena todos los campos correctamente