Cine: os recomendamos ir a ver el documental ‘Maria by Callas’

 

‘Maria by Callas’

 
Cine: os recomendamos ir a ver el documental ‘Maria by Callas’

Para los demás fue (y sigue siendo) “La Diva”, con mayúsculas, pero ella solo quiso ser Maria; un deseo que acarició y se le escapó. La brecha de esta dualidad entre lo que fue para los demás y lo que no fue para sí misma es lo que nos muestra magistralmente el documental Maria by Callas: in her own words (Maria por Callas: en sus propias palabras) a través de una serie de documentos, en su mayoría inéditos: testimonios de personas que la conocieron, películas caseras conservadas por sus amigos, grabaciones de actuaciones y entrevistas; entre las que destaca, por su elocuencia, la que le concedió al periodista británico David Fros.

 

Sin embargo, y a pesar de su formato, Maria by Callas no es un documental más sobre la cantante, ni siquiera un documental al uso: ni narra linealmente su vida, ni los testimonios se utilizan para refrendar una visión del personaje o como contrapunto. El director, del que ahora hablaremos, ha conseguido algo muy difícil: que sean Maria y La Callas las que nos hablen con su propia voz, en primera persona y haciéndose cargo de su historia. El resultado es fascinante y muy revelador, incluso para los mitómanos que hayan leído los libros y visto las películas y documentales que existen sobre su figura.

 

El documental es la ópera prima de Tom Volf, quien descubrió a Maria Callas hace cinco años, y por casualidad: un día, cuando estaba estudiando en Nueva York y porque no tenía nada mejor que hacer, fue a escuchar un recital de ópera y se quedó completamente anonadado. Después de aquella experiencia, empezó a indagar en Internet y allí, en la red, se quedó atrapado por ella. Se puso en contacto con los testaferros de su herencia, con las personas que la conocieron y consiguió tener acceso a 400 cartas, 60 horas de material audiovisual y 10.000 fotografías. Volf dice que fue como una revelación, que se sintió como el mensajero de su legado y que supo que debía hacer una película.

El mérito de este director es que no ha sucumbido a la tentación de utilizar el material más fácil de vender, sino que ha hecho toda una labor de investigación para acercarnos a la Maria que cargaba con la Callas: la que se negó a interpretar Norma con el teatro de la Ópera de Roma lleno a rebosar porque su voz no estaba en condiciones, la que rompió la relación con el Metropolitan de Nueva York porque el director le cambiaba el partener de una misma obra continuamente o la que se enteró por los periódicos que su gran amor se había casado con Jackie Kennedy y después fue capaz de perdonarle anteponiendo la amistad que había entre ambos (al fin y al cabo, solo se sintió Maria con Onassis). «Siempre seré tan complicada como sea necesario para conseguir la excelencia», dice en una de las entrevistas (y al oírla, y también al verla fuera y dentro del escenario, uno piensa que esas palabras no solo definen su vida artística).

 

Maria Callas tuvo una infancia y una adolescencia difíciles: su madre la sometió a una férrea disciplina con el objetivo de que llegara a ser lo que Maria nunca tuvo ningún interés en ser. Y lo mismo hizo después su marido, del que posteriormente se divorció. «Hubiera preferido ser madre, cuidar de mis hijos y tener una vida más tranquila», reconoce en la entrevista con Fros; entrevista en la que también afirma: «El destino es el destino y no tienes escapatoria» o «Hay dos personas dentro de mí. Me gustaría ser Maria, pero está la Callas y tengo que estar a su altura. Así que lidio con ambas como buenamente puedo».

Maria by Callas también nos obsequia con varios fragmentos de sus mejores actuaciones (el material se ha digitalizado). Escuchándola cobran sentido sus palabras: «No sé lo que me pasa en el escenario. Algo más parece ocupar mi lugar». Y también se agradece que el director haya escogido la voz de Fanny Ardant (la actriz interpretó a la soprano en la película Callas Forever, de Zeferelli) para leer en off fragmentos de su correspondencia privada. En resumen, un documental realizado con sensibilidad y respeto, y que está a la altura de la mujer que hizo posible a La Callas.

Añadir un comentario

*Por favor, rellena todos los campos correctamente